19:55:51 Sábado, 16 Febrero 2019

Justo antes de llegar al tranquilo y pequeño pueblo de Mogán pasarán por un Molino de Viento que se alza a un lado de la carretera, en la pequeña aldea homónima. Al entrar a Mogán verá la peculiar visión de unas esculturas a tamaño natural que representan unos utensilios de la casa, como copas y platos. Estos extravagantes objetos están dispuestos en pulcros jardines y se pueden ver claramente desde la carretera.

Rodeada por escarpadas montañas, Mogán presume de una encantadora plaza central con coloridos y cuidados jardines y una hermosa iglesia dedicada a San Antonio.

En temporada alta, podrá encontrar un poco más de actividad en las calles, ya que Mogán también posee un par de buenos restaurantes, como el Acaymo, uno de los mejores de la isla, a donde llegan tanto canarios como visitantes para disfrutar de una buena comida en sus relajantes alrededores y para respirar aire puro en este tranquilo pueblo en las montañas.

A juzgar por la gran cantidad de hallazgos arqueológicos de la zona, Mogán estuvo muy poblada en tiempos prehistóricos, pero terminó quedando desierta y aislada. Destacan por su especial interés Tauro Alto, el Barranco de Arguineguín, el Barranquillo de la Jara, el Lomo Galeón y la Cañada de La Palma.