21:26:39 Lunes, 22 Abril 2019

Una estrecha carretera que serpentea a través de valles volcánicos le conducirá al sosegado pueblecito de Moya, cuya impresionante iglesia neo-románica, acabada en 1957, merece la pena visitar. Otra razón es que fue la cuna de uno de los poetas modernistas más ilustres de España, Tomás Morales.

Situada a la vera del Barranco de Moya, su imponente iglesia parroquial presume de sus dos torres y de un interior con interesantes esculturas, incluyendo una figura en madera de cedro del siglo XV de la Virgen de la Candelaria, a quien la iglesia está consagrada.

Frente a la plaza de la iglesia se encuentra la casa del poeta más famoso de la isla, Tomás Morales (1884–1921), que nació y creció en la misma. En 1976 se transformó en una agradable casa museo dedicada a la vida y obra del poeta, que también fue doctor en medicina, y donde encontrará fotografías, manuscritos, primeras ediciones de sus libros, cuadros, su máquina de escribir Remington y mucho más. Hoy este museo organiza numerosas exposiciones de arte contemporáneo.

Moya es también conocido por ser donde se hacen los dulces más conocidos de la isla, los bizcochos lustrados. ¡No se vaya sin haberlos probado o comprado!