19:25:38 Jueves, 25 Abril 2019

Siguiendo la costa norte, llegará al final de un escarpado barranco, el Barranco de Agaete, donde crecen plátanos, mangos, papayas, naranjas, limones y todo tipo de plantas y árboles subtropicales. Allí se encuentra el pequeño pero animado pueblo de Agaete, con sus callejuelas y casas albeadas rodeadas de vegetación.

Muchos artistas y amantes del arte se han asentado en esta villa, por lo que encontrará numerosas galerías de arte en sus calles. Este tranquilo pueblo posee, a pesar de su antigüedad (se conmemoraron sus 500 años en 1981), pocos lugares históricos de interés. El más antiguo es la Iglesia de la Concepción, que data de 1874, frente a la Plaza de la Constitución, donde verá algunas casas de nobles con balcones tallados en madera. Muy cerca tendrá un pequeño jardín botánico, el Huerto de las Flores, con gran cantidad de especies de la flora endémica y subtropical.

Cada 4 de agosto se celebra una de las festividades más multitudinarias de Gran Canaria, la Fiesta de la Rama, cuyos orígenes se remontan a una vieja danza aborigen de la lluvia.

Firgas
Moya
Arucas